Galería

En México, 3 millones de menores trabajan en condiciones de riesgo: experto; cifras omiten a niños de la calle, dice

Ciudad de México, 11 de junio (SinEmbargo).– Aunque a nivel mundial el número de menores de entre cinco y 17 años que laboran descendió en casi una tercera parte, al pasar de 246 millones en 2000, a 168 millones en 2012; en México esta disminución no ha sido significativa, pues existen más de tres millones de niños y adolescentes que participan en actividades económicas en situaciones riesgosas y de vulnerabilidad, denunció Mauricio Padrón Innamorato, del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM.

El catedrático de la UNAM que citó datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) indicó que esta cifra de 3 millones es relativa porque sólo hace referencia a menores que mayoritariamente viven en el núcleo familiar, por lo que se excluye a todos lo que se encuentran en situación de calle y que trabajan, “si se tomarán en cuenta el número sería mayor”, afirmó.

De acuerdo con las cifras proporcionadas por el INEGI la participación en actividades laborales se presenta mayormente en el grupo de adolescentes de 14 a 17 años, pues del total de niños que trabajan 72.8% pertenecen a este grupo de edad, por otra parte tres de cada 10 (27.2%) se encuentran en edades de 5 a 13 años.

“Los motivos que impulsan a los niños al trabajo pueden ser de distinta naturaleza, no obstante, la situación económica de su hogar suele ser uno de los factores de mayor importancia, ya que 27.9% de la población infantil de 5 a 17 años ocupados declaró que trabaja porque su hogar necesita de su trabajo, 25.5% lo hace para poder estudiar y cubrir sus propios gastos, 15.5% para aprender un oficio, en tanto que 13% buscan contribuir con el ingreso de sus hogares”, dice el reporte del Instituto con motivo del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que se conmemora el 12 de junio.

Al respecto, Padrón Innamorato señaló que en México no se han incorporado medidas jurídicas para erradicar y combatir el trabajo infantil, por ello indicó que es necesario “sensibilizar a la gente sobre el problema para poder generar un cambio”.

“No sólo se trata de una cuestión legal, porque esta prohibición existe en la Constitución Mexicana de 1917; el problema es más complejo, pues tiene raíces culturales, sociales y económicas profundas. Muchas familias envían a los más pequeños a laborar porque no cuentan con ingresos o dinero suficiente para sufragar gastos”, declaró el catedrático.

Explicó que aun existe en la población la idea de que el trabajo infantil ayuda a formar hábitos para la edad adulta y existe la creencia de que los niños no tienen capacidad para decidir nada y toda la responsabilidad queda en manos de los padres.

Padrón urgió al Estado para que tome un papel más activo en la vigilancia de los menores de edad para garantizar el respeto pleno de sus derechos, “es necesario, además de la implementación de campañas, el diseño de políticas públicas integrales que brinden los elementos necesarios para que los niños no tengan que integrarse a la fuerza laboral”.

Para contribuir a eliminar estas conductas en el país, no sólo se necesita publicidad, también diseñar y poner en práctica políticas públicas integrales que brinden los elementos y mecanismos necesarios para que los padres no se vean obligados a integrar a los menores a la fuerza laboral.

“Estamos en el proceso de una reforma constitucional para incrementar a 15 años la edad mínima de admisión al empleo, lo que permitirá que el Estado mexicano pueda ratificar el Convenio 138 de la OIT, cuestión sumamente importante para cumplir con las obligaciones internacionales. Pero esto no es suficiente, debe actuarse de forma integral para aplicar medidas que conduzcan a erradicar el problema”, enfatizó el especialista en temas de trabajo infantil.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó que en el mundo 168 millones de niños se ven obligados a trabajar, una cifra que ha descendido en los últimos años pero que debe reducirse a cero, detalló que de los 168 millones, unos 85 millones realizan trabajos peligrosos.

En la región de Asia y el Pacífico se registra el número más alto de niños trabajadores (casi 78 millones o el 9.3 % de la población infantil) y África Subsahariana continúa siendo la región con la más alta incidencia de trabajo infantil (59 millones, más del 21 %).

En América Latina y el Caribe, existen 13 millones de menores que se ven obligados a trabajar (8.8 %), mientras que en la región del Medio Oriente y África del Norte hay 9.2 millones (8.4%).

Desde el año 2000 se ha registrado una disminución del 40 % del trabajo infantil en las niñas, mientras que en los niños la disminución ha sido del 25 %.

FUENTE: SIN EMBARGO
LINK: http://www.sinembargo.mx/11-06-2014/1022340

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s